JUEGA COMO NICK MATTHEW, PARTE 2 DE 10: EL SAQUE

En esta ocasión les dejamos el video donde Nick nos comparte los puntos finos a tomar en cuenta al momento de preparar el saque.

Tratamos de mejorar la presentación de los videos agregándoles subtítulos, creemos que así serán de mayor provecho para todos.

Esperen la próxima entrega, donde Nick nos aconseja cómo hacer una buena devolución.

JUEGA COMO NICK MATTHEW. PARTE 1 DE 10 : EL CALENTAMIENTO.

Iniciaremos las actividades de este blog trayéndoles una serie de 10 videos cortos, en los que Nick Matthew nos da sus recomendaciones para mejorar nuestra técnica y nuestro juego.  Habrá que hacerle algo de caso, por algo en años recientes ha llegado a ser campeón mundial y #1 de la PSA.

Empezamos hoy con el primero de ellos, el calentamiento previo al partido.

Como Nick nos dice, el estiramiento estático, manteniendo la posición por algunos segundos antes de jugar squash es cosa del pasado, actualmente el juego es muy dinámico, así que el calentamiento tiene que ajustarse al juego actual.

Lo primero que debemos hacer es incrementar nuestro ritmo cardíaco antes de hacer estiramientos, nos recomienda saltar  por unos 30-40 segundos, podemos hacerlo con un solo pie y alternar, no más de 30-40 segundos. Saltamos sólo para aumentar el ritmo cardíaco y dejar tus tobillos listos para el partido.

En el squash se hacen desplantes, así que podemos hacer algunos, cambiar de dirección, ir al frente, a un lado, hacia atrás, ensayar voleo alto, alternar las piernas, pueden ser 10 desplantes de cada lado.

Nos recomienda también girar los brazos, todo lo que nos ponga dinámicos, los músculos de los hombros en su experiencia se usan mucho en el squash. Regresar un poco a los desplantes, tratando de hacer variaciones, por ejemplo, en un desplante hacia enfrente… subir y bajar. Se hacen 3-4, máximo 5 de cada uno de estos ejercicios, sólo para calentar el cuerpo, sin hacer demasiado para evitar cansarse, sólo lo suficiente para estar listo y alerta, y no cansado o fatigado cuando empiece el partido.

Esperen la próxima entrega, en la que Nick nos habla de cómo hacer un saque efectivo. Hasta la próxima y ¡ diviértanse, jueguen squash!

!BIENVENIDOS!

Al día de hoy, hace algo así como 4 años que jugué squash por primera vez.

Mmmh, la primera impresión, resultaba muy divertido lograr pegarle a la pelota, lo normal era tirar un raquetazo al aire, las trayectorias de mi raqueta no eran muy distintas a las de un matamoscas.

Después de unas cuantas sesiones, el pegarle a la bola era algo habitual, con lo que la nueva diversión consistía en poder darle un raquetazo sabroso o alcanzarla corriendo a donde se fuera. Al paso de poco tiempo, lograr ponerla en un rincón donde nadie la alcanzara era el objetivo y ver a mi contrincante tratando de llegarle retorciéndose como gato lanzado al agua y abanicando era lo divertido.

Empecé a darme cuenta de algo, ir al gimnasio iba dejando de ser la tarea obligatoria del día y convirtiéndose en el premio anhelado luego de un ardua jornada de trabajo. Ya no existía el pretexto cualquiera para faltar, había desaparecido el concepto “hacer ejercicio es aburrido pero necesario”. Y es que me iba dando cuenta que en el squash, si acaso hay algo aburrido, es hacer reta para entrar a la cancha.

Ha pasado el tiempo y este gusto por jugarlo cada vez es mayor, los objetivos cada vez mas claros y específicos. El balance a la fecha ha sido del todo positivo.

Es por eso que hoy inicio este pequeño proyecto, deseando regresarle a este bello deporte un poco de lo mucho que me ha dado, poniendo mi grano de arena en su difusión y deseando compartir y -con un poco de suerte- contagiar el gusto que provoca practicarlo, creo firmemente que a través de la práctica del squash nos convertimos en mejores personas, nos allegamos de buenos amigos dentro y fuera de la cancha, y le hacemos un tremendo bien a nuestro cuerpo.